Català · Español · English · Français · 汉语


Logo AgendaConcerts.cat

Busca conciertos



Busca conciertos por día

Noticias · Galerías Fotográficas

AgendaConcerts.Cat. Conciertos y festivales musicales de todo el mundo. Nos importa tu privacidad y no utilizamos cookies.


Llegir en Català · Leer en Español · Read in English

Destellos de esperanza para el 2021


Destellos de esperanza para el 2021

En 2020 acaba como el peor año para la música en vivo del que se tenga constancia, ni las guerras más grandes y sangrientas han sido tan eficaces como para cortar el sonido de la música en directo en todo el mundo al mismo tiempo. Por esta razón, mucha gente deposita grandes esperanzas en el 2021, como si una nueva vuelta al Sol con inicio desde un puntito en el espacio x, y, z, elegido por simple convención, debiera suponer un cambio drástico en el evolución de la pandemia de coronavirus, como si la brisa fresca de los comienzos se llevara con su perfume a nuevo el hedor de los desechos de un año nefasto. Un deseo que las vacunas contra el maldito virus impulsan, con toda la razón, aunque hasta finales del verano del 2021 no llegarán a la mayor parte de la población -que así lo desee- gracias a un formidable despliegue logístico y, de este modo, alcanzar la venerada inmunidad de rebaño, el momento en que todo podría volver a ser como antes.

Se trata de una idea que inconscientemente relaja la mandíbula del lector, pensando que esto ya se ha acabado, que brindamos no sólo por el Año Nuevo sino por el fin de esta pesadilla, que esto ya casi está, dejando de lado ahora sí conscientemente que las grandes esperanzas y fuegos artificiales realmente son para el 2022 y que para el año próximo nos tendremos que conformar con las chispas de las bengalas que alegran a los niños por San Juan. No obstante, tal como se suele decir, ahora llega la vida y rompe todos tus planes o, como se comenta en las redes sociales, si deseas mucho que llegue 2021 piensa que 2020 tuvo dos meses normales. Los signos que indican cómo será el 2021 para la música en vivo ya se han manifestado y los augurios proclaman que continuará la tónica de los últimos meses, es decir, será bastante gris y las esperanzas cogerán cuerpo paulatinamente. ¿Has visto anuncios de festivales musicales para el verano de 2021? ¿A qué no? Pues os diré que lo único que he visto ha sido el Roskilde que acaba de confirmar a Kendrick Lamar.

No quisiera ser el aguafiestas que elimine la posibilidad de festivales musicales masivos o grandes giras internacionales para el 2021 pero es muy improbable que estos eventos, si se llevan a cabo, sean como se habían vivido antes de marzo de 2020 aunque todos los asistentes estén vacunados, igualmente teniendo en cuenta la gran noticia del resultado del estudio del Primavera Sound y el Hospital Trias i Pujol que desvincula la asistencia a un concierto con las infecciones de la Covid-19. La polarización de las opiniones que promueven las redes sociales, medios de comunicación que buscan el 'clickbait', políticos que sólo miran encuestas y los opinadores desatados que cada día 'disparan' en la televisión es muy fuerte y sólo hay que poner un ejemplo, los conciertos de Raphael en el Wizink Center de Madrid los pasados ​​16 y 17 de diciembre.

A pesar de que estos eventos musicales cumplieron con todos los requisitos necesarios para llevarse a cabo como cubrir sólo el 40 por ciento del aforo del recinto y el distanciamiento social necesario entre los asistentes, se creó una polémica interesada a su alrededor ligando cifras como los 5000 asistentes y las 6 personas que como máximo se pueden reunir para las cenas de Navidad. No es que sólo sean relaciones totalmente absurdas, quien controla que durante la cena los familiares de diferentes burbujas no se acerquen demasiado cuando ya vayan 'tostados', es que se ha ligado el aumento de casos en Madrid del virus con los conciertos citados sin ningún fundamento, como si las reuniones familiares, el vector más grande de propagación del virus, no tengan nada que ver. Las redes sociales están enfermas de posverdad, es decir, de mentiras.

En conclusión, en 2021 se podrían llevar a cabo festivales musicales de tamaño considerable sin distancia social teniendo en cuenta el ratio ascendente de personas vacunadas pero hay que preguntarse, ¿es legal y ético discriminar personas en función de si están vacunadas o no? ¿El estudio del Primavera Sound tendrá suficiente fuerza para imponerse sobre las opiniones interesadas o será aplastado como una cucaracha que disgusta mucho ver por el suelo de la cocina? Jugando a hacer de oráculo, viviendo en el 'shock' actual, es difícil imaginar que en 5 ó 6 meses, en 25 sábados, vivamos un festival Primavera Sound con decenas de miles de asistentes por día bailando y saltando juntos en el Parque del Fòrum de Barcelona. También es difícil de creer que el próximo año no se llevará a cabo algún sucedáneo de festival musical, más ambicioso que 500 sillas, que nos haga sonreír como cuando se mira una criatura deslumbrada con las chispas de una bengala. ¡Pasad Feliz Año!